jueves, 10 de octubre de 2013

Crónicas: 1/2 Media Maratón Memorial Mariano Rivas Rojano

Amanece bien temprano, con los nervios propios de las viejas sensaciones que precedían las proximidades de un examen. Nos levantamos después de no haber descansado demasiado, cogemos fuerzas con un buen desayuno, sano donde los haya, preparamos el bolso la ropa y demás y nos ponemos rumbo a Alcázar de San Juan.
 Por el camino llevaba más miedo que vergüenza, después de las malas sensaciones que me dejó la media maratón de la ciudad de residencia de nuestros amigos Carmelo y Vanesa, me preguntaba porqué me había apuntado de nuevo a este tipo de prueba, y hasta mi yo ( el comodón, el del sillón) en ocasiones me decía que qué necesidad tenía yo de estar ahí pudiendo estar con mis hijos y en la cama una mañana dominguera. Pero logré disuadir a este ego egoísta y me armé con mi traje de Moldeando Una Running. Pero eso sí, tenía respeto de sufrir tanto como en Puertollano.
 La verdad es que llegamos con tiempo suficiente de no ponernos nerviosos, de calentar un poco, de saludar a los ocho Tuercelindes que en ella nos dimos cita, de saludar a otras caras conocidas que debutaban en la prueba, y de dejarlo todo a punto antes de las 10 de la mañana momento en el cual se anunciaba nuestra salida.
En esta prueba estrenaba mi Garmin 610, la verdad es que parecía una niña con zapatos nuevos, casi no sabía ni manejarlo, pero el aparato dio la talla durante la carrera, y me fue informando en todo momento del ritmo por kilómetro, de forma rigurosa y exacata, mucho menos altruista que el aparato de Carmelo que te avisa de unos ritmos, que para nada tienen que ver con la realidad, pero que dicho sea de paso, animan de narices. Pero ni los tiempos del reloj de Carmelo le hacen la competencia a su espíritu, es el rey de la fiesta en todas las pruebas.
La prueba la disputaban unos 767 corredores, separados en tres tipos de carreras, una modalidad de discapacitados, otra la carrera solidaria de la mujer y la XVII Media Maratón Memorial Mariano Rivas Rojano, ya decía yo que había muchos corredores para tratarse de una Media maratón. Eso sí todos sufridores del running.
Unas fotos calentando de “los verdes”, todos a sus puestos y pistoletazo de salida y relojes en MARCHA. Los Tuercelindes llevábamos la cabeza preparada con la logística de esta prueba, Paco se coloca por delante con Kike, Chema y Juanjo ( la nueva  adquisición del Club, bienvenido a esta casa), ninguno de ellos vienen a pasearse, quieren batir marcas. Y un poco más atrás nos colocamos los que tenemos intención de terminar dignamente la prueba:  Félix, Herminio, el grande de Carmelo y una servidora. Arrancamos el primer kilómetro a un ritmo de 5,37 km/h, fue algo lento porque había que ir sorteando muchos corredores. Pasamos al segundo kilómetro con 5,22 km/h, continuamos con el tercero de los 21 que lo hacemos a un ritmo de 5,06 km/h, parece que nos vamos animando y yo a veces pienso, espero que no me pase factura esta salida tan emocionante, pero voy bien y el ritmo me gusta, voy cómoda. Eso sí no podía ir voceando como hacía Carmelo,  que parecía que iba él animando a los de Alcázar, para que animasen a los corredores. Le sigue el kilómetro 4 a un ritmo de 5,09 km/h. El ritmo se nos alegra y pasamos el kilómetro 5 a un ritmo de 5,01 km/h. La vuelta 6 la hacemos en 5,12Km/h, y llegamos a la 7 a 5,11 km/h ya tenemos un tercio de la carrera en el bolsillo. En breve comenzamos con la segunda vuelta de este recorrido urbano, km 11 en 5,11km/h. los ánimos parece que ya no van tan alegres, vuelta 12 en 5,32 km/h  ( en el km 2 y en el km 12 es donde estaba la cuesta del hospital estamos hablando de un repechito gracioso de unos 500 metros ), pero en el km 13 podemos recuperar esa cuesta con su respectiva bajada a un ritmo de 5,08 km/h., así sudando como mandan los cánones nos ponemos en el km 19 en 5,19 km/h, ( la alegría del principio en las piernas parece que empieza a flaquear), el km 20 en 5,18 km/h y la verdad que del 20 al 21 la cosa se me hizo un poco eterna, pero vamos tenía claro que terminaba, como siempre. Y finalmente el 21 en 5km/h.
La llegada fue fascinante, cuatro medias en la saca de mis piernas. Menudo subidón. Mejor dicho menudo regalo de cumpleaños. Y nada, agradecer al club los ánimos que dan, porque si hace un año me dicen que iba a correr una media maratón seguro que decía que ni borracha y en cambio, la motivación y el compañerismo que despierta un club hacen que uno se ponga metas nuevas y que al final las consiga.
Comentar que mi tiempo de llegada fue 1 h con 49 minutos y 29 segundos, he mejorado un poco mi mmp.
Luego tras terminar nos hicimos una cuantas fotos, nos tomamos unos aperitivos a base de caldereta y paella a cargo de la organización, a las cervecitas no llegamos y a la coca cola tampoco, sólo agua y para casa.
Respecto a la organización de la carrera comentar que había una gran cantidad de efectivos de la policía local y cuerpos de seguridad por todas las calles, así como personal de protección civil, los avituallamientos generosos a base de agua y de esponjas húmedas, voluntarios en patines y bicicletas que dan un somero soporte a los corredores, en fin todo perfecto. La llegada a meta no fue aplastante, ni hicieron detenerse a los corredores de golpe, sino que la cola era ligera, pues la bolsa del corredor la iban dando en fila y cada cosa en una mesa distinta. Sí que es interesante comentar que todos los que corremos deberíamos de ser cuidadosos a la hora de tirar las botellas al suelo, debe de hacerse fuera de la calzada y además sin tapón, si un corredor la pisa la lesión puede ser gorda. Todos debemos de aprender de la experiencia. También comentar que es muy desagradable ver a muchos hombres miccionando por cualquier sitio justo antes de la carrera, más que nada porque hay niños, y debemos jugar más limpio con este deporte, usemos los baños.
Felicidades a todos los Tuercelindes, a esos grandes de verde que corren como locos por Ciudad Real, y mi más sincera felicitación a uno de los grandes que es Carmelo, a quien el Circuito le debería dar el premio al mejor animador de todos los running.

Hasta otra.